LA EMPATÍA

 

INTRODUCCIÓN

 

Edith Stein nos habla de un acto que es originario como vivencia presente, pero no según su contenido, ese acto es el acto de la empatía. Aquí Stein reafirma el carácter originario de la Empatía. Púes lo que se capta es la vivencia que ha sido originaria en otro, y esa captación, esa vivencia originario en nosotros en cuanto se realiza en este momento, pero no originaria en su contenido, porque ese acto no es propio sino captado.

Y ese contenido del que se hizo referencia en el párrafo anterior también es un vivenciar, que se puede presentar en diversos modos de actuación. Cuando aparece de golpe ante mí, esta como objeto; pero en cuanto me dirijo a las tendencias implícitas, ya no es un objeto en sentido propio sino que me he transferido hacia dentro de sí. Y de esta forma me encuentro envuelto en ella hacia su objeto. Y solo tras la clarificación lograda en la ejecución, me hace frente otra vez la vivencia como objeto.

 

GRADOS O MODALIDES DE LA EMPATIA

 

Entonces existen tres grados o modalidades de actuación, los cuales no son ni excluyentes entre sí, ni necesarios que se recorran todos. A saber:

  1. La aparición de la vivencia. La cual entiendo como captación o conocimiento inicial presentado a mí. Es el aparecer-ahí del objeto, el aparecer-ante-mí; pero la forma como lo logro captar no me es del todo clara[1].
  2. La explicitación plenaria. Es un observar la vivencia y analizarla como si fuera mía, es un co-vivenciar, y desde esta perspectiva adentrarme en cada parte de ella y entenderla de tal forma en su totalidad, es captar la vivencia en cuanto que es, tal cual es.
  3. La objetivación comprehensiva de la vivencia explicitada. Es volver al correlato de que no me pertenece, que no es originaria en mi –esto no quiere decir, que en algún momento lo fue[2]-y se observa y define, tal cual es, comprendiéndola ajena a mí, pero al mismo tiempo captada en su totalidad por mí. Es transformar esa vivencia en objeto de mi conocimiento, sin dejar de conocerla. Es quedarnos solo con la vivencia como idea y dejar la vivencia original que se vio en la explicitación plenaria. Vendría a ser una abstracción de la vivencia, volviéndola objeto de mi conocimiento.

En la primera y tercera modalidad, la presentificación representa el paralelo no originario de la percepción. Mientras que la segunda modalidad corresponde a la actuación de la vivencia. Pero el sujeto de la vivencia empatizada no es el mismo que realiza la empatía, sino otro. El otro sujeto tiene originariedad, aunque yo no la vivencio. Mi vivenciar no originario es conducido en cierto modo por un originario no vivenciado por mí; así la empatía es un tipo sui generis de actos experienciales. Es decir, es un forma sui generis de obtener nuevos conocimientos, es una nueva forma de conocer, otros tipos de realidades.

La empatía viene a ser la experiencia de la conciencia ajena en general; sin tener en cuenta de que tipo es el sujeto que vive la experiencia y de qué tipo es el sujeto cuya conciencia es experimentada. Y nos quedamos con una abstracción de la vivencia. Y esa abstracción ya forma parte de mí. Es decir, vuelvo a esa vivencia objeto de mi conocimiento. De esta forma aparece la experiencia que un yo general tiene de otro yo en general. Así se aprehende la vida anímica del prójimo; pero también y también a Dios. Dios puede aprehender la vida de las personas, y mientras los hombres se engañan entre sí sobre las vivencias, Dios no puede engañarse sobre las vivencias de los otros.

Por lo anterior, vemos que la empatía también serviría para conocer a Dios, y en todo caso que Dios nos conoce por medio de un tipo de empatía, una empatía especial.


[1] Púes mi la inteligencia es la que debe captar todo y luego transmitirlo a la facultad necesaria, pero Edith Stein no afirma ni niega eso, solo deja la posibilidad de otra forma de captar esa realidad, pues es un realidad diferente a los simples objetos –cosas- que se presentan ante mí.

[2] Lo que pasa es que en la explicitación plenaria se trata a esa vivencia como originaria, vendría a ser casi una identificación con el verdadero sujeto que la vivencia originariamente.

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s